Facebook INTERNATIONAL TRAPPIST ASSOCIATION
Stift Engelszell (AT)Stift Engelszell (AT)Stift Engelszell (AT)
Login: Pass:

Abadías | Stift Engelszell (AT)

Abadía Notre-Dame de la Cella Angelorum / Engelszell
Stiftstrasse 6
A-4090 Engelhartszell (Austria)

Tel.  +43 (0) 7717 80100
Fax  +43 (0) 7717 801017

www.stift-engelszell.at

abtei@stift-engelszell.at
pforte@stift-engelszell.at

El monasterio de Engelszell se encuentra en Engelhartszell en el norte de la Alta Austria, sobre el Danubio, en un valle confinado de colinas enselvadas. Está sitúada a 60 kilómetros al oeste de Linz, y 25 kilómetros al este (posteriormente) de la frontera alemana y la ciudad de Passau.

Engelszell, literalmente “Cella Angelorum”, existía desde 1293 al 1786 como monasterio cisterciense. El último gran proyecto de esta primera era fué la construcción de la nueva abadía en estilo Rococó, una maravilla hoy aún para los visitantes de toda Europa. A lo largo del siglo XIX, el monasterio estubo entre manos privadas. En 1925, los monjes cistercienses se reinstalarón de nuevo, pero esta vez eran de la Estricta Observancia. El proprietario de entonces vendió Engelszell a un grupo de Trapenses, que andaban buscando un nuevo domicilio, alemanes del monasterio de Oelenberg en Alsacia, que acababa de ser convertida en región francesa. Oelenberg es ahora la casa madre de una fundación en Austria: Engelszell. Esta segunda era fué interrumpida brutalmente por la Gestapo del régimen de Hitler. En 1939, se cerró el monasterio y se detuvieron o expulsaron a los 73 monjes. De los cinco hermanos desplazados en un campo de concentración, cuatro de ellos dejaron ahí sus vidas.

Después de la segunda Guerra Mundial, 23 monjes volvieron y reanudaron la vida monástica a Engelszell, reforzados por 15 trapenses alemanes refugiados de la Abadía Mariastern en Bosnia (Yugoslavia). Se vieron obligados de aceptar de administrar la casa medicalizada que había sido instalada en el monasterio en los años de guerra. Esta casa existe aún, y está ahora administrada por las Cáritas, en unos nuevos edificios equipados de manera moderna, cerca del monasterio. Los monjes que restablecieron la vida monástica y su economía en el extenso complejo histórico de Engelszell, formaron una comunidad cuyo número no dejó de disminuir, mientras que los deberes y los retos aumentan. Hoy día, la comunidad cuenta con nueve miembros, de los cuales cuatro són bastante viejos; cinco hermanos están directamente implicados en el trabajo y en la producción. Tenemos colaboradores, por supuesto, de los cuales cinco son empleados fijos.

Vean aquí los sectores económicos efectuados a Engelszell: Explotación forestal (140 Ha. de bosque), agricultura (60 Ha., otorgadas a arrendamiento recientemente); producción de licores (alrededor de 30.000 litros al año), un lugar de calefacción urbano sobre la base de biomasa (buena parte con madera del propio bosque), para las necesidades energéticas del monasterio, de la casa Cáritas y de numerosas casas de la vecindad; la tienda de la portería del monasterio; dos pequeñas centrales hidroeléctricas para las necesidades del monasterio; y luego los alquileres de los edificios que los monjes no necesitan.
 

Los productos hechos por monjes antes de la guerra son siempre muy populares: el “Magenbitter” (Elixir stomachico) es el número uno incontestado de la producción de licores de Engelszell. Alrededor de este más preferido, hay una buena docena de otros licores.

En cuanto a la fabricación del queso, dos líneas se adjuntan: Había una producción de queso a Engelszell antes de la guerra; y los monjes que vinieron de Mariastern trajerons su propia tradición. Hace algunos años, nos hemos decidido en reanudar con la tradición del queso, pero el queso de Engelszell se fabrica en la quesería moderna de la Abadía amiga de los cistercienses de Schlierbach.

Casi “desde siempre” hubo apicultura a Engelszell. El antiguo colmenar fue sustituido por uno nuevo, y un joven empleado apicultor amplía el surtido de miel y productos de la miel de las abejas del monasterio.

Engelszell es el único monasterio OCSO en Austria, y se encuentra bastante lejos de las otras casas de idioma alemán. Esto y su reducido número nos imponen en buscar la cooperación con las casas de los otros Órdenes en Austria y en Baviera, en busca de un mercado para nuestros productos, y también de cooperaciones con pequeños empresarios al nivel de la producción.