Facebook INTERNATIONAL TRAPPIST ASSOCIATION
Login: Pass:

Abadías | Westmalle (B)

Abdij der Trappisten van Westmalle
Antwerpsesteenweg 496 ~ B-2390 Westmalle
tel. +32 (0)3 312 92 22  ~ fax +32 (0)3 312 92 28
www.trappistwestmalle.be
e-mail: info@trappistwestmalle.be
 

Desde hace más de 200 años, los Trapenses de Westmalle eligieron una vida de rezo y de trabajo. Esto constituye su verdadera vocación, de estricta conformidad con la norma de San Benito. Los monjes vivirán del fruto de su trabajo, tal como lo preconizaba San Benito. De acuerdo con una antigua tradición monástica, los excedentes de lo que los monjes disponen se destinan a las personas necesitadas.

Los trapenses siempre hán desarrollado distintas actividades artesanales o industriales. Así pues, se encuentran en la Abadía de Westmalle una granja, una quesería y - seguramente lo más famoso - una cervecería.

 

La cervecería

Las paredes de la Abadía de Westmalle albergan una cervecería. Es el caso de cada Abadía trapense en Bélgica. Hay una producción deliberadamente limitada, prestando al mismo tiempo una atención especial al hombre y al medio ambiente. Se elaboran tres clases de cervezas: la Tripel, la Dubbel y la Extra.

La Tripel y la Dubbel están a la venta en los hoteles, cafés y restaurantes, en las grandes cadenas de distribución, en las tiendas especializadas y luego cerca de los negociantes de cerveza en Bélgica y los Países Bajos. Las encontrarán también en algunos lugares seleccionados por todas las partes del mundo. La Extra sólo se elabora dos veces al año y se usa estrictamente en interno: sólo la beben los monjes y los huéspedes de la Abadía.

La granja

Desde su fundación en el año 1794, la Abadía de Westmalle alberga una granja. Durante muchos años, los monjes se dedicaron tanto a la cultura como a la ganadería. Desde 1932, solo se practica la cría del ganado. Actualmente, el ganado está compuesto principalmente por Groningoises con cabeza en estrella, una raza vacuna originaria de Groningue, en los Países Bajos. En el verano, se pueden admirar a los animales en los prados que rodean los edificios del monasterio. Los establos espaciosos arreglados en el recinto de las paredes de la Abadía pueden albergar hasta tres cientos animales. Un centenar de vacas lecheras se codean con novillas y con toros reproductores en unos establos obstaculizados modernos. Estos establos presentan una serie de ventajas: las vacas están más tranquilas, alcanzan una edad más elevada y el contacto con el hombre no se pierde. El bienestar de los animales es una preocupación permanente en las actividades de la granja. Las vacas están cuidadas dos veces al día. Con el fin de reducir el estrés de las vacas, se difunde una música de fondo suave a lo largo de la trata. Se utiliza una gran parte de la leche para la quesería de la Abadía y se expide el resto al productor lácteo vecino.

La quesería

La Abadía de Westmalle cuenta no solo con una cervecería y una granja, también desde el 1860 con una quesería. Los monjes producen quesos afinados a pasta semidura. Los quesos son muy famosos en la región. Los monjes aseguran solos la totalidad de la fabricación del queso, sin la ayuda de personal.